jueves, 1 de diciembre de 2016

AYALA (DELANTERO)

Juan Ayala Callejón nació en La Línea el 1 de mayo de 1925. Jugaba de delantero o extremo izquierdo. Ayala empezó a jugar al fútbol en equipos como el Castillo Linense en la 1944/45. Luego lo fichó la Balompédica Linense, estuvo tres temporadas 1947/48, 1948/49 y 1949/50. Precisamente en la última campaña en la Balona el equipo consiguió el ascenso a Segunda División.

Enseguida se manifestó como un habilidoso extremo izquierda. También se caracterizó por su velocidad y por la precisión en el centro. Todo ello le condujo al Sevilla en la campaña 1950/51. Aquel año lo fichó el Sevilla FC y jugó con el equipo hispalense hasta 1955. Su periplo en Primera División con el Sevilla FC se coronó con 72 partidos jugados y 27 goles marcados. Allí permaneció cinco temporadas, salvo una en que estuvo cedido al Real Jaén.

Juan Ayala fue el protagonista de una polémica jugada en la que el Sevilla perdió la Liga en la temporada 1950/51. Tras dos años de discretos resultados en el Sevilla FC, en la temporada 1950-51 el equipo, entrenado por Guillermo Campanal, cuajó una excelente campaña. Habría conseguido el título de campeón de Liga si el colegiado Azón no hubiera anulado un gol de Araujo completamente válido en Nervión en la última jornada. Fue uno de esos campeonatos que al final se decide en el último encuentro. El Sevilla, con 37 puntos en la tabla, tenía que ganar al Atlético de Madrid, campeón de Liga el año anterior. A los rojiblancos, que tenían 39 puntos, les bastaba con el empate. Ambos equipos habían comenzado el torneo muy igualados y acabaron la primera vuelta empatados a 21 puntos, pero una derrota del conjunto sevillista en San Mamés les dejó en la última jornada con dos puntos de desventaja respecto a los colchoneros.

El encuentro decisivo se celebró en Sevilla el 22 de abril de 1951, en plena Feria de Abril. Asistieron unas
treinta mil personas. Todo estaba preparado para cantar el alirón; había incluso camiones repletos de vino para celebrar el triunfo entre los feriantes. La prensa de Madrid lo definió como el partido del siglo. Al final del primer período se llegó con el resultado de empate a uno. Doménech marcó el gol del Sevilla y Ben Barek empató para los madrileños en un contragolpe.

En la segunda mitad, los andaluces, que necesitaban un tanto para alcanzar el título, consiguieron marcar en el minuto 53 de juego. Araujo batió al guardameta rojiblanco Marcel Domingo en un remate de cabeza a centro desde la derecha del zurdo Ayala. El colegiado señaló el centro del campo, pero ante la protesta del rojiblanco Lozano consultó a su juez de línea, Saz, y reconsideró su decisión, anulándolo al interpretar que el balón había traspasado la línea de fondo antes de producirse el pase.

Los sevillistas, tras la anulación del tanto, jugaron con excesivo nerviosismo y fueron incapaces de marcar un gol en los 37 minutos de encuentro que restaban. De esta forma, el partido terminó con empate y los colchoneros se llevaron el título liguero para la ribera del Manzanares. El Sevilla FC presidido por Sánchez Pizjuán, se tuvo que conformar con el segundo puesto y recusó a perpetuidad al árbitro catalán.

En aquel partido, en que el Sevilla pudo proclamarse de nuevo campeón de Liga, el Sevilla jugó con: Busto, Guillamón, Antúnez, Campanal II, Alconero, Enrique, Oñoro, Arza, Araujo, Doménech y Ayala.

La prensa deportiva fue muy dura en sus críticas contra el colegiado, recordando un antiguo incidente en Vigo, con el Atlético de Madrid también como protagonista en donde fue agredido. Esta temporada, el Sevilla FC ganó todos los partidos disputados en Nervión, salvo el que empató frente al Atlético de Madrid. Barcelona, Real Madrid y Valencia cayeron derrotados por 4-0. Lérida y Murcia por cinco a cero y la mayor goleada fue frente al Alcoyano derrotado en Nervión por siete goles a uno, así mismo el Sevilla fue el equipo que encajó menos goles, con 46, mientras que Atlético de Madrid encajaba 50, Real Madrid 71 y Barcelona 61.

Continuó la temporada 1951/52, también en Primera División, al finalizar este año Ayala solo había jugado cinco partidos, ya que su paisano Campos era el titular de esa banda, por lo cual fue cedido al Real Jaén para volver al Sevilla FC a la temporada siguiente.

En el Real Jaén, llegó la campaña 1952/53, donde el equipo blanco estrenaba categoría en Segunda División, en la que terminó como primero sumando 41+11 puntos, donde compitió con 15 equipos más. Fue el equipo revelación y el más goleador con 85 tantos. Conseguía el ascenso a Primera División. Vino junto con Lasuen, Mauri, Herrero, Guerrero (Granada), Espejin (Tenerife), Bomba (Sevilla) entre otros. Antonio Calvo Perea, seguía al frente de la entidad y Adolfo Bracero, el entrenador del ascenso, pilotó muy bien la nave blanca por esta nueva categoría.

Tras su cesión en el Real Jaén, las temporada 1953/54 y 1954/55, las vuelve a disputar con el Sevilla FC en Primera División. En la temporada 1955/56 marchó al Cádiz CF, que militaba en Segunda División, donde jugó también las temporadas 1956/57 y 1957/58. Volvió a su tierra natal en la temporada 1958/59, al año siguiente en la 1959/60 se proclama campeón de la Copa Sánchez Pizjuán y colgó las botas, aunque siguió ligado al equipo linense en diversos menesteres.

Terminó sus días en la Balona como masajista. Era un hombre bueno, que vivía la Balona hasta el último extremo.

Ayala falleció el 17 de marzo de 1998 en La Línea de la Concepción a la edad de 73 años. El Ayuntamiento de la La Línea de la Concepción, decidió otorgarle una calle después de su muerte por el mérito deportivo de uno de los deportistas más importantes de su ciudad. La calle se encuentra paralela a la tribuna principal del Estadio Municipal de La Línea de la Concepción.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario