sábado, 4 de enero de 2014

PEPE MILLÁN (LATERAL DERECHO Y CENTRAL)

José Millán González, “Pepe Millán”, nació el día 3 de febrero de 1919 en el pueblo costero de Almuñécar (Granada). Era defensa lateral derecho, que al final de su carrera acabó como central. Nacido de una familia de pescadores. Millán fue el buque insignia de todos los deportistas granadinos y fue el primer jugador granadino en vestir la camiseta de la selección española.
 
En la temporada 1939/40, con 20 años se incorporó a la disciplina del Granada CF, por aquel entonces llamado Recreativo de Granada. Eran tiempos difíciles, acababa de terminar la Guerra Civil y el fútbol, como cualquier otro entretenimiento, no era un buen refugio para la supervivencia. Sin embargo, el enorme talento del joven provocó que en su caso la realidad hiciera una brillante excepción. Durante su primera temporada, su club terminó una segunda posición muy meritoria. Después de haber sufrido sólo una derrota, Recreativo Granada terminó la temporada sólo un punto por detrás del grupo de ganadores del Cádiz CF, en virtud de haber atraído a más juegos. Entonces, Pepe consigue el Subcampeonato en Segunda División.
Ricardo Martín Campos, por aquel entonces presidente del club, quedó maravillado con el fútbol de Millán, capaz de jugar de defensa central y de incorporarse al ataque para luchar por alto con los más importantes porteros de la época. Y contó con la confianza de los entrenadores Antonio Bombillar, Manolo Valderrama y Gaspar Rubio. Su primer contrato con el Granada CF fue por 125 pesetas mensuales, que en poco tiempo se convirtieron en 300 pesetas gracias a su talento.

La temporada 1940/41, el Granada de Pepe Millán, bajo las órdenes de Vitoriano Santos y Antonio Bonet Silvestre, logra nuevamente quedar subcampeón en Segunda. En el transcurso de esa temporada, iba a ver más cambios, con el Recreativo Granada cambiando su nombre al que se ha mantenido hasta nuestros días, Granada CF. Durante esta temporada Pepe Millán sería parte de la mejor defensa en un nuevo formato Segunda División Grupo 2, que vería Granada CF acabado segundo en Castellón, pero califica para una liga de play-off. Gana todos los partidos en esta mini-liga contra el Castellón, Real Sociedad y el Deportivo de la Coruña, el club se dio cuenta del ascenso a la Primera División por primera vez en su historia.

En la temporada 1941/42, Pepe Millán, debuta con el Granada en Primera División, que cuenta en los planes de Francisco Bru. La campaña 1942/1943 y 1943/1944, Pepe Millán, seguía con el Granada CF que conservaría su lugar en la primera división, con Pepe Millán habiéndose convertido en uno de sus jugadores estrella en defensa. El jugador también estaba disfrutando de una reputación creciente como uno de los mejores defensas de España durante este periodo. También recogía admiradores entre algunos de los clubes más grandes de España, con el interés del Real Madrid entre otros.
La temporada 1944/1945 sería de gran alegría y orgullo, pero también uno de dolor para el jugador y su club. Fue llamado a la selección nacional que el 11 de marzo de 1945 se enfrentó a Portugal en el estadio lisboeta de Jamor, con resultado de empate a dos. El cénit de su carrera deportiva comenzó a malograrse esa misma tarde, porque en un choque con el postugués Rafael resultó seriamente lesionado. El Granada, privado de su concurso, se precipitó hacia los sótanos de la clasificación y terminó cayendo inesperadamente en una promoción a partido único contra el Celta que se perdió en el Metropolitano madrileño (4–1) en junio de 1945.
 
Pepe Millán finalmente pudo recuperarse de su lesión durante la temporada 1945/1946 en la Segunda División, con el Granada CF perdiendo por poco en el retorno inmediato a la Primera. En la siguiente temporada 1946/1947, el club sólo pudo estar en una posición media de la tabla, pero sigue siendo uno de los defensores más codiciados en el fútbol español, el Real Madrid llegó a llamar de nuevo a Millán.
 
Después de haber rechazado la oferta del Real Madrid por Millán, otra vez acabó con el Granada en mitad de la tabla en la Segunda División en 1947/1948 hizo señas para Granada CF. Esto fue seguido en 1948/1949 con un empuje para la promoción. Millán y su equipo Granada CF estuvo a punto sin embargo, la igualdad en 35 puntos con la Real Sociedad y Málaga CF, un menor número de goles anotados colocado al lado en la tercera posición. El honor personal llegaría, aunque, Millán fue galardonado con la Medalla al Mérito Deportivo, por la Federación de Fútbol de Andalucía, en reconocimiento a su fidelidad a los colores granadino y su conducta deportiva.
 
Millán es de ese tipo de futbolistas que conectan en seguida con la grada, que en muchas ocasiones lo reclamaba, al grito de ¡Pepe, Pepe!, para que subiera a rematar cuando las cosas no iban bien y faltaba poco para el final, porque otra de las facetas de este gran futbolista es que iba muy bien en el juego aéreo, hasta el punto de que el míster Valderrama y su sustituto, Cholín, en la 1947/48 lo alinearon de delantero centro en numerosas ocasiones. Aquella temporada acabó cuarto máximo goleador, con siete tantos.
 
Pepe Millán intentó con el Granada CF, repetir los esfuerzos de la campaña anterior, durante la temporada 1949/1950, sin embargo, y terminó en mitad de la tabla. Con la caída a Segunda, la cotización de Millán perdió enteros y como el Granada se eternizaba en Segunda, el futbolista quiso negociar su baja. Era el verano de 1950 y la asamblea de socios, en agradecimiento a su honradez deportiva, impuso a la directiva el ‘gratis total’. Con la baja en el bolsillo, Millán fichó por el Deportivo de la Coruña, donde jugó otra vez en Primera dos temporadas. Después de once temporadas consecutivas defendiendo los colores del Granada CF, el club y los miembros otorgados Millán libertad de su contrato, que le permitiría pasar al norte de Galicia, uniéndose a la liga subcampeón Deportivo de la Coruña.
 
Dedicó los mejores años de su vida al Granada Club de Fútbol y lo hizo siempre sin la menor reserva, tanto dentro del terreno de juego como cuando ejerció de técnico. Millán fue el gran capitán del club de sus amores, el jugador que en una época donde no existían los futbolistas galácticos fue el astro capaz de pasar de defensa central al puesto de ariete para disputar los balones por alto a los poderosos porteros Acuña o Ignacio Eizaguirre, siempre en los últimos minutos de los partidos que se iban perdiendo. Los gritos de ánimo de todos los aficionados reunidos en ‘Los Cármenes’ de ¡¡Millán, Millán!!
 
En la temporada 1950/51, con Pepe Millán ya en el Deportivo de la Coruña, jugó otra vez en Primera dos temporadas. La campaña 1951/52, aún teniendo un año más de contrato, es cuando acudió a la llamada de un Granada necesitado que conformaba una plantilla netamente granadina, con el apoyo de los ilustres veteranos. Regresaron Millán y González –del Real Madrid– y, también, Candi, tras una breve etapa en Zaragoza y Oviedo.  
 
Inevitablemente, sin embargo, su deseo de regresar a su provincia natal, vio regresar al Granada CF para la temporada 1952/1953. Millán "se escuchó de nuevo desde el CF fieles Granada en Los Cármenes. Durante tres temporadas más, Millán defendió los colores de su club de origen, aún en la Segunda División. La 1954/1955, sería la última temporada como jugador en el Granada CF para Pepe Millán.
 
Sus catorce temporadas en rojiblanco y sus 360 partidos le hacen ser el segundo futbolista que más se ha alineado en el Granada CF.
Teniendo en cuenta la carta de libertad, se trasladó a nuestra capital, donde la temporada 1955/56, Pepe Millán, jugó con el Real Jaén que militaba en Segunda División. El presidente era Ramón Calatayud Sierra y se hacía con los servicios del entrenador Tomás Arnanz, ya que Amadeo Sánchez no continuaría. Casimiro Blanco era el secretario técnico. Tras una gran temporada, concluía la temporada en primer puesto de 16 equipos, con 42+12, con lo que el 24 de abril el equipo ascendería a Primera en Málaga. Era el equipo más realizador con 64 compartido con el Granada y el menos goleado.
En la temporada 1956/57, con el equipo de nuevo en Primera, Pepe Millán afrontó con ilusión la temporada. El presidente seguía siendo Ramón Calatayud y el entrenador de nuevo sería Tomás Arnanz, aunque no duraría mucho en su cargo, ya que en la séptima jornada le sustituía Pepe Millán de entrenador-jugador hasta final de temporada. Sólo estuvo en ese momento en el banquillo del Real Jaén. El Real Jaén militaba en Primera División. Terminó en el puesto decimocuarto con 23-7 de 16 equipos, siendo uno de los equipos menos realizadores junto con el Zaragoza con 37 dianas. Fue entrenador-jugador. Disputó todos los partidos de la temporada de un ascenso a Primera. A la edad de 37 y después de haber disfrutado de una ilustre carrera, Millán pasó una temporada final en la Primera División con el Real Jaén, antes de colgar las botas. Pepe Millán no era retirarse del juego.
La gente lo quería de verdad, la afición jiennense le daba su calor, cuando lo veían en el césped del viejo Estadio de la Victoria, ya que tenía pocos defectos y todos recordaban sus proezas deportivas y su carácter abierto que le adornaba y le hacía bastante agradable y simpático con todo el mundo.
 
Tuvieron que pasar varias temporadas para que en la 1960/61, llegara el 20 de enero, tras la destitución en la jornada 17 de Manuel López Travieso. Continuó la temporada 1961/62 sin sobresaltos en Segunda División. Fue su segunda etapa como entrenador blanco.
 
Se embarcó en una carrera como entrenador en la temporada 1962/63 y consiguió con el ascenso con el Atlético Ceuta, no pudo resistir la oportunidad de regresar a Granada CF, esta vez como director y con un joven descubrimiento que había hecho mientras estábamos allí. Allí en Ceuta coincidió con un joven Pirri, que tuvo una carrera en el Granada con él de entrenador, pero triunfó en el Real Madrid.
 
A la siguiente temporada, 1963/64, en Segunda División, dirige el Granada CF, donde primero estuvo el, luego José Sánchez "Trompi", más adelante Ignacio Eizaguirre, para finalizar con Francisco Antúnez.
 
Para la temporada 1964/65, tras la destitución de otro ex jiennense, el canario José Bermúdez, que estuvo en el banquillo durante las 18 primeras jornadas, encuentra destino en el Hércules de Alicante CF, que juega en el Grupo Sur de la Segunda División. Queda clasificado en cuarta posición. Gana 16 partidos, empata 2 y pierde 12.
 
En la temporada 1966/67, militando el Real Jaén en Tercera División, vuelve a entrenar al equipo en su tercera etapa como inquilino del banquillo blanco. Esa temporada, Antonio Horna López llegó a Jaén como presidente y formó la revolución futbolística, poniendo en práctica proyectos como el alumbrado del Estadio de la Victoria y grandes encuentros amistosos. Pepe Millán, un hombre querido, era, en ocasiones, censurado por sus tácticas defensivas.
 
Pero ahí no quedaría su relación con el banquillo del Real Jaén, porque volvió en su cuarta aventura, en la temporada 1973/74, estando el club blanco en Tercera División. Rafael Hita Lafuente era el presidente del equipo. Siendo esa vez la definitiva relación con el banquillo del glorioso.
 
Pepe Millán murió el 11 de junio de 2008 en Almuñecar (Granada), tras una larga enfermedad.
 

3 comentarios:

  1. Todo un grande del Jaén y Granada
    Saludos y feliz año amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitar mi blog sobre leyendas del Real Jaén....mi más sincero pésame a toda la familia del Benfica por la muerte el mítico Eusebio. en especial tu que eres aficionado...espero que mañana Cristiano Ronaldo le dedique algún gol

      Feliz Año 2014 !!!

      1 saludo desde Jaén

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar