miércoles, 1 de noviembre de 2017

ARREGUI (DELANTERO)

Ángel María Arregui Ergüí nació en Mondragón (Guipúzcoa) el 1 de octubre de 1926, Se le considera el mejor futbolista del Real Jaén de todos los tiempos. Comenzó su carrera en el Sevilla FC, en la temporada 1949/50, en la que el club sevillano militaba en Primera División. Sólo jugó 3 partidos en los que consiguió marcar un gol.

Arregui quedó ligado con el Real Jaén el 1 de julio de 1950, con la famosa noticia de “¡¡Arregui ya es blanco!!”. Empezó en el Real Jaén cuando el equipo estaba en tercera división, en la temporada 1950/1951.

Fue delantero del Real Jaén durante 13 temporadas, y 4 fueron en Primera División (1 en el Sevilla FC, y 3 en el Real Jaén), fue uno de los mejores cabeceadores de su tiempo, es recordado por sus numerosos goles anotados de cabeza. Fue titular de la Selección cuando el Real Jaén estaba aún en 2ªA, un hecho bastante atípico y relevante de su talla futbolística, ya que normalmente la selección solo alberga jugadores de equipos de Primera División.
Por aquel entonces no existía la 2ª división B, así que el orden de divisiones era 3ª División (División de bronce), 2ª División (División de plata), y 1ª División (División de oro).

Su fichaje supuso un gran auge del club, que junto con el fichaje de otros futbolistas, se consiguió la proeza. Aunque en la Temporada 1950/1951 el Jaén se tuvo que conformar con la 3ª plaza de la liga de Tercera División, por la mala suerte que ha acompañado a este club algunas veces, la temporada siguiente ya si pudo conseguirse el ascenso. Se subió de forma casi inmediata a la división de oro, quedando en 1951/1952 como primeros de 3ª, y como primeros de 2ª en 1952/1953, consiguiendo ese año el ascenso a primera división, una aventura nueva e inhóspita. El fichaje de Arregui fue fundamental para conseguir la proeza de subir dos categorías en dos años.

El Real Jaén jugó un año en la 1ª división en la 1953/54, en la cual fue el máximo goleador del Jaén, con 12 goles en 16 partidos. Sin embargo, el equipo descendió a Segunda tras quedar 14º clasificado.

No volvió el Real Jaén a llegar a Primera división hasta la temporada 1956/1957, logrando la permanencia, y volviendo a jugar en la 1957/1958, para nunca volver a jugar en la división de oro española, ya que en el año 1958 el Real Jaén acabó la liga como 16º clasificado y descendió. En estas dos temporadas en la máxima categoría del fútbol español, Arregui consiguió marcar 19 goles en 40 partidos. Así pues, Arregui fue uno de los jugadores que permanecieron todas las temporadas que el Real Jaén disputó en Primera División.


En la temporada 1960/1961, ya se habían cumplido 10 años de fidelidad al club. Siempre pretendido por otros equipos, su fidelidad al club le hizo permanecer en nuestro equipo. Era una fidelidad inigualable. En estos 10 años, se hizo un hueco en el equipo, fue capitán admirado, y logró ser el jugador legendario y más representativo que ha tenido el Real Jaén en su historia.

En la temporada 1963/1964, Arregui decidió colgar las botas, fue el adiós de Arregui como futbolista y deportista. Fue un momento histórico, lleno de tristeza y emoción por su retirada de los campos de juego. Pero no fue un adiós definitivo, ya que cuando el club le pidió ayuda, él no dudo en prestar su colaboración entrando a formar parte de la Junta Rectora del equipo blanco.
En 1967 sufrió un terrible accidente de tráfico, 3 años después de su retirada, que le causó la muerte. Muchos fueron los homenajes que se le realizaron, especialmente en el Real Jaén, del que se considera que ha sido el mejor jugador de su historia, aunque muchos otros equipos han homenajeado a dicho futbolista. Arregui es recordado por la afición jienense por sus innumerables goles, así como por la cinta blanca que solía llevar en la cabeza, pero en el resto de España, fue más recordado por su caballerosidad y su buen comportamiento fuera y dentro del terreno de juego; en definitiva, era un hombre amable, asequible, serio y amistoso. Una de las muestras de esa deportividad es el hecho de que en sus tres temporadas en Primera División nunca recibió una tarjeta amarilla.

En su vida privada, compartió sus momentos de tristeza y alegría con su mujer, Rosario Sierra, que murió en marzo de 2006. Charo, como le llamaban cariñosamente a la esposa de Arregui, le estuvo apoyando siempre en su carrera futbolística.
Arregui es el máximo goleador de la historia del Real Jaén con 225 goles, se le considera el mejor futbolista que ha tenido el Real Jaén en todos los tiempos. Disputó 364 partidos oficiales con el Real Jaén (326 en Liga, 18 en Copa del Rey, 7 en Copa Federación y 13 en Copa Andalucía).

viernes, 12 de mayo de 2017

MENDEZ (CENTROCAMPISTA)

Domingo Méndez Díaz, nació el 1 de marzo de 1926 en Santa Cruz de Tenerife (Gran Canaria). Jugaba de centrocampista. Comenzó su periplo futbolístico en el Rayo Ibense, CD Tenerife. Salió del CD Tenerife con dirección a Madrid a triunfar con el Atlético de Madrid al lado de jugadores donde compartió vestuario y avión con Ricardo Zamora (hijo), Montes, Dauder, Menéndez, Tinte, Mencia, Gálvez Aparicio, Lozano, Cobo, Verde, Bernardo, Juncosa, Ben Barek, Escudero, Carlsson, Miguel, Silva, Hernández, Mujica, Galbis, Padron, Agustin, Villita, Cortés, Rabadán, Arangelotvich, etc. en las campañas 1951-52 y 1952-53. Jugó 16 partidos de liga y 2 de copa, fue campeón de la Copa María Duarte de Perón, y realizó la pretemporada de 1952 por tierras caribeñas.

Pese a marcar 10 goles en la Liga, el tener delante de él a Ben Barek le cerraba el paso y se marcho al Real Jaén, donde hizo una grandísima temporada marcando 11 goles y convirtiéndose en uno de los ídolos de la afición jiennense. Llegó a las filas blancas cuando el Real Jaén estaba en Primera División, temporada 1953-54.

El canario Domingo Méndez ha sido uno de los jugadores de más clase que pasó por el Real Jaén. Era un extraordinario interior que dominaba todos los secretos del fútbol. Tenía "mojo picón", era un futbolista muy complejo; honrado, luchador, estilista de grandes recursos y un fácil goleador. Marcó 11 goles con la camiseta blanca en 43 partidos. Permaneció en las filas blancas hasta la temporada 1956-57. Después fue traspasado al Córdoba.

La llegada de Mendez al Rayo me gustaria contarla en otro apartado, pues a demas de jugador fue entrenador. Trajo a Ibi muchas ilusiones, y se convirtio en Rey Mago en el estadio Climent.

jueves, 1 de diciembre de 2016

AYALA (DELANTERO)

Juan Ayala Callejón nació en La Línea el 1 de mayo de 1925. Jugaba de delantero o extremo izquierdo. Ayala empezó a jugar al fútbol en equipos como el Castillo Linense en la 1944/45. Luego lo fichó la Balompédica Linense, estuvo tres temporadas 1947/48, 1948/49 y 1949/50. Precisamente en la última campaña en la Balona el equipo consiguió el ascenso a Segunda División.

Enseguida se manifestó como un habilidoso extremo izquierda. También se caracterizó por su velocidad y por la precisión en el centro. Todo ello le condujo al Sevilla en la campaña 1950/51. Aquel año lo fichó el Sevilla FC y jugó con el equipo hispalense hasta 1955. Su periplo en Primera División con el Sevilla FC se coronó con 72 partidos jugados y 27 goles marcados. Allí permaneció cinco temporadas, salvo una en que estuvo cedido al Real Jaén.

Juan Ayala fue el protagonista de una polémica jugada en la que el Sevilla perdió la Liga en la temporada 1950/51. Tras dos años de discretos resultados en el Sevilla FC, en la temporada 1950-51 el equipo, entrenado por Guillermo Campanal, cuajó una excelente campaña. Habría conseguido el título de campeón de Liga si el colegiado Azón no hubiera anulado un gol de Araujo completamente válido en Nervión en la última jornada. Fue uno de esos campeonatos que al final se decide en el último encuentro. El Sevilla, con 37 puntos en la tabla, tenía que ganar al Atlético de Madrid, campeón de Liga el año anterior. A los rojiblancos, que tenían 39 puntos, les bastaba con el empate. Ambos equipos habían comenzado el torneo muy igualados y acabaron la primera vuelta empatados a 21 puntos, pero una derrota del conjunto sevillista en San Mamés les dejó en la última jornada con dos puntos de desventaja respecto a los colchoneros.

El encuentro decisivo se celebró en Sevilla el 22 de abril de 1951, en plena Feria de Abril. Asistieron unas
treinta mil personas. Todo estaba preparado para cantar el alirón; había incluso camiones repletos de vino para celebrar el triunfo entre los feriantes. La prensa de Madrid lo definió como el partido del siglo. Al final del primer período se llegó con el resultado de empate a uno. Doménech marcó el gol del Sevilla y Ben Barek empató para los madrileños en un contragolpe.

En la segunda mitad, los andaluces, que necesitaban un tanto para alcanzar el título, consiguieron marcar en el minuto 53 de juego. Araujo batió al guardameta rojiblanco Marcel Domingo en un remate de cabeza a centro desde la derecha del zurdo Ayala. El colegiado señaló el centro del campo, pero ante la protesta del rojiblanco Lozano consultó a su juez de línea, Saz, y reconsideró su decisión, anulándolo al interpretar que el balón había traspasado la línea de fondo antes de producirse el pase.

Los sevillistas, tras la anulación del tanto, jugaron con excesivo nerviosismo y fueron incapaces de marcar un gol en los 37 minutos de encuentro que restaban. De esta forma, el partido terminó con empate y los colchoneros se llevaron el título liguero para la ribera del Manzanares. El Sevilla FC presidido por Sánchez Pizjuán, se tuvo que conformar con el segundo puesto y recusó a perpetuidad al árbitro catalán.

En aquel partido, en que el Sevilla pudo proclamarse de nuevo campeón de Liga, el Sevilla jugó con: Busto, Guillamón, Antúnez, Campanal II, Alconero, Enrique, Oñoro, Arza, Araujo, Doménech y Ayala.

La prensa deportiva fue muy dura en sus críticas contra el colegiado, recordando un antiguo incidente en Vigo, con el Atlético de Madrid también como protagonista en donde fue agredido. Esta temporada, el Sevilla FC ganó todos los partidos disputados en Nervión, salvo el que empató frente al Atlético de Madrid. Barcelona, Real Madrid y Valencia cayeron derrotados por 4-0. Lérida y Murcia por cinco a cero y la mayor goleada fue frente al Alcoyano derrotado en Nervión por siete goles a uno, así mismo el Sevilla fue el equipo que encajó menos goles, con 46, mientras que Atlético de Madrid encajaba 50, Real Madrid 71 y Barcelona 61.

Continuó la temporada 1951/52, también en Primera División, al finalizar este año Ayala solo había jugado cinco partidos, ya que su paisano Campos era el titular de esa banda, por lo cual fue cedido al Real Jaén para volver al Sevilla FC a la temporada siguiente.

En el Real Jaén, llegó la campaña 1952/53, donde el equipo blanco estrenaba categoría en Segunda División, en la que terminó como primero sumando 41+11 puntos, donde compitió con 15 equipos más. Fue el equipo revelación y el más goleador con 85 tantos. Conseguía el ascenso a Primera División. Vino junto con Lasuen, Mauri, Herrero, Guerrero (Granada), Espejin (Tenerife), Bomba (Sevilla) entre otros. Antonio Calvo Perea, seguía al frente de la entidad y Adolfo Bracero, el entrenador del ascenso, pilotó muy bien la nave blanca por esta nueva categoría.

Tras su cesión en el Real Jaén, las temporada 1953/54 y 1954/55, las vuelve a disputar con el Sevilla FC en Primera División. En la temporada 1955/56 marchó al Cádiz CF, que militaba en Segunda División, donde jugó también las temporadas 1956/57 y 1957/58. Volvió a su tierra natal en la temporada 1958/59, al año siguiente en la 1959/60 se proclama campeón de la Copa Sánchez Pizjuán y colgó las botas, aunque siguió ligado al equipo linense en diversos menesteres.

Terminó sus días en la Balona como masajista. Era un hombre bueno, que vivía la Balona hasta el último extremo.

Ayala falleció el 17 de marzo de 1998 en La Línea de la Concepción a la edad de 73 años. El Ayuntamiento de la La Línea de la Concepción, decidió otorgarle una calle después de su muerte por el mérito deportivo de uno de los deportistas más importantes de su ciudad. La calle se encuentra paralela a la tribuna principal del Estadio Municipal de La Línea de la Concepción.

 

lunes, 1 de agosto de 2016

SARÁ (INTERIOR DERECHO)


Pedro Pablo Sará Giordano, nació en Córdoba (Argentina) el 14 de marzo de 1924. Conocido como Sará. Actuaba de interior derecho. Jugó antes en Argentina en equipos como el Concepción Unidos, Centro Social-Deportivo Brinkmann y Rácing de Avellaneda.

Llegó al fútbol español en la temporada 1949/50, para jugar en el Real Oviedo en Primera División, procedente del San Lorenzo de Almagro. Ese año participa en 12 encuentros y marca 4 goles. A pesar de ello. El equipo ovetense baja a Segunda. Pero allí permaneció hasta la 1954/55, en Primera. En esas seis temporadas jugó 119 partidos oficiales y marcó 68 goles. y el grato recuerdo de sus virtudes como interior diestro, llevaba el nº 8, potente, de amplio recorrido y fuerte disparo. Fue ésta su mejor época futbolística.

Además del Real Oviedo, Sará jugó a los 31 años, en el Real Murcia en la campaña 1955/56 en Primera División, ese curso jugó en 22 partidos y anotó 6 goles, pero el equipo pimentonero bajo a Segunda. Continuó ligado a la entidad pimentonera en la 1956/57.

Fue entonces cuando en la 1957/58 llega al Real Jaén, que militaba en Primera. Era mes de julio y llegó junto a otros dos argentinos, eran Minteguía y Sáez. El fichaje de Sará, provocó una gran satisfacción al aficionado. En dicho curso jugó 15 encuentros y celebró 4 goles. Fue una temporada mala, el Real Jaén que baja a Segunda. El Real Jaén jugó el primer partido oficial que acogió el Camp Nou, tuvo lugar el 6 de octubre de 1957 y enfrentó al FC Barcelona, en partido correspondiente a la cuarta jornada del Campeonato Nacional de Liga de Primera División de la temporada 1957/58. El resultado fue de 6–1 a favor de los locales, con goles de Villaverde (que en el minuto 3 marcó el primer gol en la historia del Camp Nou en partido oficial), Tejada, Ladislao Kubala y tres de Eulogio Martínez, el gol del honor del Real Jaén lo marcó Sará en el minuto 68.
Pese a todo sigue la 1958/59,. En la inauguración del Sánchez Pizjuan que tuvo lugar el día 7 de Septiembre de 1958, en un partido amistoso que celebraron el Sevilla y el Real Jaén.  El resultado fue de empate a 3 goles; las alineación por el Sevilla FC fue: Cardoso, Santín, Herrera, Campanal, Ruiz Sosa, Gracia, Antoniet, Diéguez, Pepillo, Arza y Szalay. En la 2ª parte Doménech sustituyó a Arza y Oviedo a Szalay. Mientras en en el Real Jaén jugó con Soler, Anchía, Martínez Oliva, Cifuentes, Bermúdez, Estenaga, Álvarez, Santiago, Sará, Arregui y Haro. El  0-1 lo anotó Arregui; el empate a 1-1: Szalay; nuevamente Arregui ponía el 1-2, el empate a 2-2 lo anotó Oviedo, el 2-3 fue obra del argentino: Sará, y el definitivo 3-3 lo marcó Diéguez. Ese curso, Sará contó para Enrique Oraizola, ya que jugó 15 partidos y anota 3 goles en Liga.

En la campaña 1959/60 ficha por el Alcoyano, del grupo IX de Tercera, que estaba entrenado por Francisco Fdez. Navarro Quisco, ese año acaban 6º. En la siguiente, la 1960/61, bajo las órdenes de Alfonso Guasp García, en el mismo grupo acaban 3º y en la 1961/62, en el que se retiró con 37 años, termina 2º.
Después entrenó a varios equipos en Argentina, aunque los últimos cinco años de su vida los pasó en Oviedo, hasta que regresó a Asturias, donde Fué el primer director de la Escuela Deportiva Municipal de Fútbol.

Sará murió el 23 de marzo de 2004, en Oviedo. Sufría desde hace meses una grave enfermedad, que no le impidió recoger la insignia de oro y brillantes de la Asociación de Veteranos del Real Oviedo que le quiso imponer, justo cuando celebraba su 80 aniversario. Sus cenizas esparcidas, por expreso deseo suyo, en el campo del nuevo estadio ovetense de fútbol Carlos Tartiere,

sábado, 30 de abril de 2016

PINEDA (DELANTERO)

José Pineda Álvarez, nació en Alcalá de Guadaira (Sevilla) el 27 de mayo de 1924. Jugaba de delantero, tirando a extremo izquierdo. Fenomenal extremo derecho bastante versátil y polivalente que jugó en varios equipos de la provincia andaluza aparte de otros del territorio español. Durante su carrera ocupó distintos puestos como el de centrocampista, interior, extremo por la derecha e izquierda, incluso ha jugado como delantero, un hombre altamente valioso de los lejanos años cuarenta y cincuenta

Tras vestir la camiseta del Guadaira FC de su localidad natal, José Pineda jugó cedido en el Real Betis en la temporada 1940/41, antes de recalar en el Xerez, donde permaneció las campañas 1941/42 y 1942/43.

Fichó de nuevo por el Real Betis en la temporada 1943/1944 y se mostró bien como un interior, bien por un lado o por el otro con un gran olfato de gol. El mejor recuerdo de su etapa verdiblanca fue el encuentro copero frente al Real Madrid el 5 de mayo de 1947, en el que los béticos golearon a uno de los grandes del fútbol nacional por cuatro tantos a uno.

Defendió durante 4 temporadas los colores verdiblancos. Su estancia en el Real Betis Balompié no coincidió con el mejor momento de la historia del club, que entonces ocupaba la zona baja de la Segunda División. Tras el descenso del equipo a la Tercera División en la temporada 1946/47, Pineda fue fichado por el Sevilla FC.

En el club de Nervión, permaneció también cuatro temporadas. En 1948, se proclamó campeón de la Copa de España con el Sevilla, siendo verdugo del Real Club Celta de Vigo. El 4 de julio de 1948, el Celta disputaba su primera final de copa, y un equipo mermado por las lesiones, era derrotado por 4-1. En el Sevilla, jugaba Pineda, formando equipo con Busto, Joaquín, Belmonte, Alconero, Antúnez, Eguiluz, Arza, Mariano, Doménech y Campos.

Comenzaría a coger prestigio tras ganar su primer título con 23 años recién cumplidos , pasando de lleno a formar parte de la leyenda sevillista

Ya iniciada la temporada 1951/52, el Celta incorporaba a su plantilla a José Pineda, procedente del Sevilla. El Real Madrid había fichado al céltico Sobrado, y el equipo vigués reforzaba su delantera, para acompañar a los Hermida, Olmedo, Santiago Vásquez, Atienza, Juanin o Mekerle.

Debutó en la 9º jornada de liga en San Sebastián frente a la Real Sociedad, y aunque el Celta perdió (4-1), Pineda anotó su primer gol, cuando en la segunda parte, a los cinco minutos, un avance del equipo céltico era rematado por el interior andaluz, y el esférico iba a manos del portero vasco Eizaguirre, pero se le escapaba y entraba en la portería.

 José Pineda, se mantuvo dos temporadas en el Celta, jugando 34 partidos de liga, en los que consiguió 3 goles. La campaña 1952/53, Pineda realizó con el Celta una gira por Sudamérica, donde fue uno de los jugadores protagonistas, anotando dos goles en un partido frente al Comunicaciones, campeón de Guatemala.

Esa misma temporada, el Celta debió disputar la fase de promoción para evitar el descenso a segunda, y Pineda anotó otro gol en la victoria frente al At. Tetuán, tanto que hay que unir a los tres que consiguió en competición liguera con el club de Balaidos.

Terminada la campaña 1952/53, Pineda queda en libertad tras terminar contrato con el Celta, y ficha por el Real Jaén, donde jugará su última campaña en primera división.

En el Real Jaén, vistió la elástica blanca en la temporada 1953/54. Fue una temporada histórica para nuestro Real Jaén, ya que por vez primera estaba en Primera División. Concluyó como decimocuarto de 16 equipos, tuvo disputar la Fase de Promoción para la Permanencia, no tuvo suerte y descendió nuevamente a Segunda. Para afrontar la temporada 1953/54, el conjunto jiennense fichó a Pepe Millán (Granada), José Manuel González (Granada), Riestra, Gutiérrez procedente del CD Málaga, Domingo Méndez y Montes ambos procedentes del Atlético de Madrid, él, Sevilla, Díaz Ledesma procedente del Sevilla, Gascón que anduvo en el Sabadell y Luis Pérez “Sport” procedente del Caudal de Mieres. El nuevo preparador era el sevillano Pepe Brand confiaba en el juego de Pineda. Participando en su primera temporada en 21 partidos y anotando 7 goles.

Ya en Segunda División, en la temporada 1954/55 continua ligado a las filas blancas El Real Jaén, milita en Segunda División tras descender de categoría, donde acaba en 7ª posición de 16 equipos existentes. Acaba séptimo con 32+2 puntos. El 20 de junio de 1954, se nombra a Manuel Bago Flores de Lemus como máximo responsable del club, ya que Cándido Nogales deja la presidencia. El nuevo mister era Amadeo Sánchez, en sustitución de Pepe Brand, que pasó a ser secretario técnico. Esa temporada compartió vestuario con Peiró (Barcelona), Martí, Astarriaga, Marqués, Martín, Munuaga, Serrano II, Yaven (Tudelano), Enrique (Martos), Castillo, Mora, Roma y Antoniet (Sevilla FC). Marcó 3 goles.
Se enroló en el Sporting de Segunda División e intervino en 23 encuentros de la temporada 1955/56, que supuso un ascenso. Quedó en libertad al acabar la misma.

Como anécdota, resaltar que Pineda, hizo en 1968 de Rey Gaspar en su localidad natal.
Pineda jugó en el Real Jaén durante dos temporadas y  marcó 10 goles. Falleció el 22 de junio del 2000, a los 76 años en Sevilla.

sábado, 11 de abril de 2015

ALSÚA II (CENTROCAMPISTA)


Rafael Alsúa Alonso conocido como Alsúa II, nació en Irún (Guipúzcoa), el 18 de agosto de 1923. Su posición natural fue de centrocampista y a veces hacía de delantero. A pesar de que nació en Irún, se instaló en Santander al final de su vida deportiva y fue donde más tiempo pasó. Era el talento puro y el carácter ganador, el líder que catapultaba al equipo hacia la victoria o el mago que resolvía personalmente el partido, el organizador de juego adelantado a su tiempo, el dueño de los espacios y de un dribling endiablado.

Los Alsúa eran tres hermanos, Antonio, que jugó un montón de años en el Real Madrid, Rafael, 4 años menor, la hermana, Mari Carmen, que era bastante más joven que ellos, y un cuarto hermano que murió en el 54 cuando tenía 8 años. Antonio tiene su lugar aparte porque fue un destacado extremo derecho y además uno de aquellos jugadores históricos que pasó a la posteridad por saltar al campo en la inauguración del campo de Chamartín en 1947.

Alberto Alsúa y Oteiza, el padre, aficionado a la pelota, al fútbol y a los toros, fue apoderado de una Agencia de Aduanas y Comercio y falleció demasiado temprano, en 1952. La madre, Benedicta Alonso, siguió la tradición familiar y fue una experta carnicera. Cuando el padre se quejaba de que hablaban demasiado de su hijo, llegando a llamarle el irritable interior por su carácter en el campo, el gran René Petit le decía que estuviera tranquilo, porque cuando alguien estaba en boca de todos, como ocurría con Rafael, eso era porque valía.

En la temporada 1939/40, empezó en el Bidasoa Irún, a los 17 años, donde jugó en Segunda División, antes de iniciar un largo itinerario con su sello imborrable: un futbolista genial con un genio de mil demonios. Pero era también un hombre afable fuera del fútbol y su buen hacer despierta el interés del Real Unión de Irún, por el que ficha en el curso 1940/41 para seguir en la 1941/42.  Si siguiente club fue el Osasuna en la temporada 1942/43 en Segunda y acaban 4º. Su gran salto llegaría en la 1943/44, cuando lo ficha el Real Madrid en Primera División, allí jugaría 5 partidos, donde coincidió con su hermano, pero jugó poco y salió tarifando con el mítico Santiago Bernabéu. El Córdoba CF, fue su siguiente equipo en la 1944/45. El Gimnástica Burgalesa, en 1945/46, en Tercera, equipo predecesor del Burgos y Valencia CF, en la 1946/47, ese curso el equipo ‘che’ salió campeón de Liga, pero Alsúa no jugó ningún partido por la gresca continua con el entrenador Pasarín.


En la temporada 1947/48, ficha por la Real Sociedad también en Primera, jugando 15 encuentros y anotando 4 goles. Continuando allí la siguiente 1948/49. Rafael Alsúa fue uno de los jugadores que los antiguos más recuerdan dentro de esas alineaciones que recitan de carrerilla. Luego llegaría su primera etapa en el Rácing donde vistió la elástica cántabra en 1949/50 jugó 19 partidos marcando 2 goles y la 1950/51. Su segunda etapa en la Real Sociedad, llegaría en el curso 1951/52, allí en 20 partidos marcaría 12 goles. Luego otra vez en el Rácing, durante tres temporadas en 1952/53 juega 29 y anota 8, 1953/54 juega 27 y anota 9, 1954/55 que participa en 21 partidos y anota en 2, todos ellos en Primera, peo la última supuso el descenso a Segunda.


Rafael Alsúa tuvo fama de jugador con malas pulgas, lo cual le perjudicó profesionalmente en ocasiones. Alsúa II fue un gran organizador de juego. Cuando tenía su día, cosa que sucedía con frecuencia, era el mejor de los 22, por su gran clase, magnífico control de balón y una clara visión del espacio desocupado, siendo el cerebro del equipo y el equivalente a un centrocampista organizador de hoy, competente y con un muy desarrollado sentido de la oportunidad. Por otra parte Alsúa fue el artífice de un montón de victorias y además un gran driblador, aunque por su gran amor propio le disgustaba profundamente perder. En algunas ocasiones tuvo confrontaciones con la prensa, a la que reprochó que llegaron a asegurar que los del Santander se dedicaban a romper piernas y a dar patadones. Lo que sucedía era que los defensas contrarios, conociendo el peligro que representaba, le sacudían sin compasión y en más de una ocasión lesionándolo.


Polémico y buscado por sus declaraciones explosivas, los informadores, provocadores en ocasiones, aseguraban temer sus arranques de ira. En ciertos momentos Alsúa optó por el individualismo y eso sucedió cuando el genio irunés consideró que algunos de sus compañeros no entendían su juego. Incluso se enfrentó con algún entrenador, consiguiendo que echaran a Ochoa del Santander.


En la 1955/56, Alsúa ficha por el Real Oviedo. En la temporada 1956/57 ficha por el Real Jaén para su proyecto en Primera. En el equipo blanco jugó un total de 8 partidos y marcó 2 goles.


Pone rumbo en su tercera etapa, la 1957/58 en el Rácing Militó en el equipo cántabro jugó un total de seis temporadas en tres etapas. Jugó 152 partidos oficiales y marcó 47 goles.


En la 1958/59, regresa al conjunto de su localidad natal, el Real Unión Club de Irún, disputa 14 encuentros y anota 1 gol. A la finalización de esa temporada, Rafael con 35 años, cuelga las botas.


Su logro más destacable a nivel individual fue la internacionalidad. Disputó dos encuentros con el combinado nacional, con un saldo de un triunfo y una derrota, marcando un gol vestido de rojo. Su debut fue el 6 de enero de 1954, en un España-Turquía, que finalizó con victoria local por 4 goles a 1, siendo su último partido internacional el 14 de marzo de 1954 en el Turquía 1-0 España celebrado en Estambul.

 


Fue ‘’verdugo’ frecuente del Barcelona en Liga y Copa en heroicas remontadas y aún se recuerda su famoso corte de mangas a Ramallets tras hacerle un gol decisivo. Samitier le quiso llevar al Barça, pero no le convenció la oferta. Fue ‘’verdugo’ frecuente del Barcelona en Liga y Copa en heroicas remontadas y aún se recuerda su famoso corte de mangas a Ramallets tras hacerle un gol decisivo. Samitier le quiso llevar al Barça, pero no le convenció la oferta.



El gran Alfredo Di Stefano jugó frente al Racing su primer partido oficial con el Real Madrid en septiembre de 1953. Sesenta años después, la ‘Saeta Rubia’ recuerda muy bien que les costó ganar 4-2 a un gran equipo, que él marcó un gol de cabeza y otra cosa comento que Alsúa era una maravilla.


Tras su retirada, poco tiempo después se estableció en Santander, donde regentó una tienda de deportes y hasta aceptó dirigir al Racing los tres últimos partidos de la campaña 1964/1965.

 


En Santander reside todavía una hija suya, María Ángeles, y sus nietos. Una calle de la ciudad, cerca de las instalaciones de La Albericia, lleva su nombre.



Rafael Alsúa, falleció el 2 de enero del año 1994, a los 70 años, fue un auténtico trotamundos del fútbol español, aunque el Racing de Santander fue un conjunto especial para él. Alsúa murió a consecuencia de una agresión cuando se encontraba ingresado en la clínica de Santa Clotilde. Buscaron a su hijo Rafael, desaparecido tras lo sucedido, y pocos días después también apareció muerto en la playa de La Magdalena. En la capital cántabra vive otra hija, María Ángeles, y una calle de La Albericia lleva el nombre del inolvidable futbolista.

martes, 7 de octubre de 2014

ANTOÑETE (ENTRENADOR Y JUGADOR)

Antonio Romero Maroto, conoció en los corrillos del fútbol como Antoñete, nació en Jaén en 1924. Conocido como Antoñete nació y se crió en el Barrio del Arrabalejo de Jaén. Fue empleado de la antigua Comisaría de Tasas de Jaén, luego Delegación de Comercio. Pero su vida ha estado siempre vinculada al deporte provincial y concretamente al fútbol.




Empezó como Juvenil en la Olímpica Jienense antecedente del Real Jaén. Luego en el Real Jaén fue preparador de los juveniles y sacó de la cantera un buen número de futbolistas. Personaje muy popular fue técnico del Real Jaén durante muchos años.




En momentos difíciles para el equipo blanco Antoñete actuó como entrenador salvado al club en determinadas ocasiones. Tanto creía en el Real Jaén, incluso en los momentos de apuro, que nunca cedió ante las adversas circunstancias, y por ello, se acuñó una frase popular "Tienes más fe que Antoñete".




En la temporada 1965/66, en Tercera División, hizo de entrenador, tras la destitución de José Manuel González en la jornada 24. Nuevamente la 1968/69, en Tercera División, sustituyó a Paquirrini en la jornada 27, ya que Pedro Otto Bumbel no llegó a entrenar por una enuncia de Paquirrini.

En la temporada 1969/70, año fatídico en el mundo del periodismo deportivo, ya que  Valeriano Contreras murió, dejando un gran vacío en el periodismo deportivo provincial, Antoñete trabajó con entusiasmo y conocimiento y de sus manos salieron docenas de jugadores de los que no pocos llegaron a destacar en el fútbol nacional.




En la 1972/73, otra vez en Tercera División, pues sustituye a Manolo Ruiz Sosa en el banquillo, ya que dimitió en la jornada 9, estuvo unas jornadas hasta que encontraron a Pedro Eguiluz, que fue destituido en la jornada 35, tras perder 2-0 frente al Alguemesí, Antoñete volvió coger las riendas del banquillo. Luego en la 1974/75, en Tercera nuevamente, sustituyó a Martín Vences en la jornada 16. 



Ya en la temporada 1977/78, en Segunda División, sustituyó a Calvo Marini que fue destituido en la
jornada 26. Esa fue su penúltima aventura en los banquillos porque años espues en la 1986/87, en Tercera, sustituye a Juan Lucena en la jornada 9. Ha dirigió al Real Jaén en 31 partidos, con 14 victorias, 4 empates y 13 derrotas, logrando el conjunto blanco 39 goles y encajando 39, consiguiendo 32 puntos.


Desarrollo una gran labor con las categorías de juveniles, infantiles y alevines de la ciudad sacando un buen ramillete de futbolistas que después brillarían en equipos superiores.

Antoñete era admirado y respetado en Jaén, por lo que contaba con un campo de fútbol, así como con un trofeo para benjamines y alevines, con su propio nombre. El director de la Banda Municipal de Jaén, Manuel Vilches, le compuso una marcha-pasodoble, a la que puso letra José Villar Casanova.



El domingo día 2 de septiembre de 2001. El Real Jaén jugaba su primer partido en el Nuevo Estadio la Victoria. Era la jornada segunda del campeonato de Segunda División "A". El estreno del flamante campo fue feliz. Cerca de 7.500 espectadores siguieron las evoluciones de sus jugadores, en una tarde bastante calurosa. La Banda Municipal de Música de Jaén tocaba dando vueltas alrededor del campo y haciendo sentir una tarde de esas de gala. Antonio Romero Maroto "Antoñete" hacia el saque de honor en el nuevo estadio, la elección fue espontánea y casi sorpresiva, pero era el mejor elegido para tal acontecimiento.




En diciembre de 2005 la Federación Jiennense de Fútbol le entregó la insignia de oro por su trayectoria. Cuando era el presidente de honor del Real Jaén, Antonio Romero Maroto, Antoñete, desde una clínica donde estaba hospitalizado no pudo contener las lágrimas porque con La Victoria se va gran parte de su vida. Por allí pasaron Di Estefano, Puskas o Gento, se vivieron las fiestas por los tres ascensos del Jaén a la máxima categoría, en los años cincuenta, y ha sido testigo del ascenso del Real Betis a Primera o del "año en el infierno" del Atlético de Madrid en Segunda.




Antoñete falleció el 5 de marzo de 2006, a los 84 años, tras una larga enfermedad, dejando entre los jiennenses un grato recuerdo de hombre trabajador y honesto. Tal y como él quería, su cuerpo fue sembrado como manantial de fe en el propio césped del Estadio de La Victoria.



Antonio Romero Maroto tiene un calle en su honor en el Bulevar en Jaén, se compone de un número de dos tramos, uno con números impares y uno con numeración par, con su área circunscrita en el código postal 23009, a una distancia de 2,24 kilómetros del centro geográfico de la capital jiennense en el área norte y a una altura sobre el nivel del mar aproximada de 454,64 metros.